Homeopatía

La Homeopatía es un método terapéutico que utiliza remedios de origen vegetal, mineral, animal o químico, realizados a través de un proceso de “dilución y sucusión” cuya propiedad es restablecer el bienestar del individuo. Aunque las formas de manifestar un problema del bienestar concreto suelen tener síntomas y signos comunes, también se puede observar que cada individuo tiene su forma concreta de manifestarlos, por lo tanto, puede desprenderse de esto que “no existen enfermedades, sino enfermos”, y los remedios deben ser seleccionados a nivel individua; de tal modo que para un mismo problema del bienestar es posible recomendar diferentes remedios según la manera de manifestar la sintomatología de cada individuo. Esto requiere por parte del profesional un profundo conocimiento de la materia y a su vez una amplia experiencia.

Más allá de las Leyes que sustentan los principios de la Homeopatía (como la Ley de la Similitud: Lo semejante cura lo semejante), es necesario determinar y alejarse de las formas más ortodoxas de practicar la homeopatía, para “modernizar” la práctica de la misma y entender tanto a los remedios homeopáticos como a la forma de manifestar los síntomas de una manera más actualizada a nuestros tiempos “más empíricos y científicos” y así, vencer algunos prejuicios propios de la Homeopatía Clásica que propugnó Samuel Hanemman, padre de la primera Homeopatía a finales del siglo XVIII.

La homeopatía según la comunidad científica, es considerada una "pseudociencia"  porque no ha sido capaz de demostrar por medios empíricos una efectividad mayor que la del efecto placebo y, a su vez, no se ha presentado un mecanismo fisiológico creíble de actuación. Sin embargo, la posición de la comunidad homeópata alude a que dicha práctica es efectiva en el tratamiento de una multitud de patologías a lo largo de los millones de tratamientos realizados , y los resultados de los ensayos clínicos que no avalan su posición no son correctos desde la perspectiva homeopática; la metodología científica de dichos ensayos no se adapta a la especificidad propia de la homeopatía, sin embargo, la Eficacia total de la homeopatía es comprobada a lo largo de millones de tratamientos a través de estudios de casos individuales. Una de las ventajas de los medicamentos homeopáticos es que son aptos para todo tipo de pacientes: Embarazadas, lactantes, niños, ancianos, diabéticos..

Conscientes de las ventajas y de las limitaciones de la Homeopatía, en nuestro centro consideramos esta “moderna” visión y realizamos la práctica en función de este paradigma.