Dietas personalizadas

Los hábitos del modo de comer en nuestra familia desde que somos niños, en nuestro entorno de trabajo, junto con nuestros cambios sociales y el modo de distribuir el tiempo está generando cada vez más problemas relacionados con la alimentación: bien sea sobrepeso, necesidad de comer de manera exagerada, pérdida o anulación del apetito, microintoxicaciones crónicas…

En el momento de diseñar una dieta personalizada hay que tener en cuenta las llamadas “cuestiones periféricas”, todo aquello que no se relaciona directamente con la confección de la dieta, sino con cuestiones de motivación, falta de voluntad o personalidad y temperamento. A través de un trabajo multidisplinar (nos ayudamos de otras terapias: como la homeopatía, el Balance Polar o la Auriculopuntura.

También disponemos de la posibilidad del servicio de entrenador personal, lo cual permite que el proceso sea más completo. Por lo tanto podemos decir que desarrollamos dietas personalizadas en función de las necesidades y posibilidades personales del cliente.

No podemos decir que tenemos un criterio estricto y único de dieta, sino que nos adaptamos tanto a las necesidades nutricionales, como a los aspectos emocionales y rutinarios de la persona. Por lo tanto, tenemos en cuenta si la persona que quiere realizar la dieta es vegetariano, tiene problemas con el glúten, o sufre problemas relacionados con azúcar, entre otros.